❤ ❤ San Valentín ❤ ❤

Para ser honesta, no tenía ni idea de que el origen de este día viene de aquí, del Reino Unido y también me llamo la atención la antigüedad de esta tradición, ya que data del S.III.
Todo empezó porque el emperador Claudio II prohibía a los chicos jóvenes casarse para que así fueran mejores soldados, ya que no tenían otras preocupaciones en la cabeza.
Al sacerdote San Valentín no le parecía bien, y decidió casar en secreto a los jóvenes enamorados.
Cuando el emperador Claudio II se enteró mandó encarcelar al sacerdote, el encargado de encarcelarlo, quiso mofarse de él y le reto a que hiciera que su hija, que había nacido ciega, pudiera ver y por un milagro de Dios, la niña pudo ver.
El sacerdote seguía encarcelado hasta que Claudio II dijo que había que martirizarlo, y se produjo el día 14 de febrero del año 270.
La niña que había recuperado la vista planto en la tumba del sacerdote un almendro y de ahí viene que el almendro sea el símbolo del amor y de la amistad duradera.
Después de esta historia vamos a proponer planes para celebrar, tanto si tienes pareja como si no:
Si no tienes pareja pero no quieres pasar este día sol@ porque te parece triste, puedes quedar con amigos que estén en tu misma situación, o puedes irte a un “speed dating”, que son las famosas citas rápidas, para encontrar a alguien que nunca se sabe puede ser el amor de tu vida, o puedes encontrar a tu futuro mejor amigo o simplemente para pasar un buen rato.
En Londres hay varios y por varias zonas, así que puedes mirar en Google a ver cuál te viene mejor dependiendo de dónde vivas.
Y ahora vamos con planes para parejas:
– Si a los dos os gusta disfrutar de una buena cena con vistas espectaculares podéis reservar en OXO Restaurant, en The Shard, Sushi Samba.. cualquier rascacielos con restaurante.

– Reservar una cápsula del London Eye, y te pondrán canapés y champán para que esos 35minutos estéis solos.

– Si todavía no has montando en un crucero por el Támesis, que mejor ocasión que esta para matar dos pájaros de un tiro, das una vuelta y puedes disfrutar de champán y cena, dependiendo de la compañía que contrates.

– Ir al Royal Observatory de Greenwich que para este día suelen ofrecer “Una velada bajo las estrellas” el precio ronda las £28.

– El Museo de Historia Natural, suele abrir en horario especial este día.

– Ir a ver un musical o a una obra de teatro.

– También podéis hacer una reserva en el restaurante que fue votado como el más romántico de Londres, se llama Closs Maggiore.

– “Dans Le Noir” es un restaurante, en el que se está a oscuras, los guías que te acompañaran a la mesa son ciegos, y el hecho de que no veas la comida hace que potencies más el sentido del gusto y disfrutes más de la comida (si aciertas a meterla en la boca)

– Y ya si queréis hacer algo totalmente atípico y que puede resultar muy divertido está el “Georgian Valentine’s Ball” que es un baile de estilo victoriano, perfecto para quien quiere disfrazarse y como digo pasar una velada distinta, se encuentra en la British Library.

Y por supuesto también podéis hay planes en los que no tengáis que dejaros el sueldo, podéis elegir un parque de los muchos que tiene Londres y dar un romántico paseo, ir a Kew Garden, ir a cualquier cafetería mona a tomaros unos dulces especiales de San Valentín, o simplemente ver una película en casa con palomitas recién hechas.
Espero que os haya gustado, y que os ayude a aquellos que tuvierais dudas de que hacer en este día.

Anuncios

St. James’s Park

Para algunos es un simple parque más, para mi es uno de los parques más bonitos.
Para empezar hay 8 parques reales, y St. James’s es uno de ellos y precisamente el más antiguo.
Esta antigüedad hace que tenga varias leyendas, yo os voy a contar una y luego en vuestra mano queda si queréis creerla o no, el caso es que lo que ahora es un lago en medio del parque antiguamente era un pantano en el que según cuenta la leyenda si vais cuando haya oscurecido podréis ver a una mujer en camisón sin cabeza, el motivo es que el marido la había pillado con un guardia real y ésta salió corriendo de la habitación hasta que el marido le dio alcance con un hacha y le corto la cabeza al entrar en el parque y ella siguió corriendo hasta el pantano sin cabeza, ya digo que es una leyenda.
Acceder a este parque es muy fácil, podéis pasear por allí una vez que hayáis terminado de haceros las rigurosas fotos en Buckingham Palace, o bien yendo directamente a la parada de metro de St. James Park, o cuando paséis por Trafalgar, si queréis desconectar del ajetreo que suele haber allí de coches o bien si venís de ver el Big Ben.
Como digo tiene un lago pequeño, que es el que le da casi todo el encanto que tiene el parque, ya que podéis encontraros gran cantidad de aves distintas, también es el parque por excelencia para que os encontréis a las tan famosas ardillas londinenses, y ver todos estos animalitos, los árboles, el lago, todo hace que desconectes y que te olvides de que realmente estás en el centro de Londres.
Aquí vuelve la pesada de las fotos, una de las fotos más bonitas del parque es en el puente en el que de un lado podéis ver un cachito de Buckingham Palace y desde el otro lado el London Eye y el cuartel de la caballería real.
Dentro del parque hay baños públicos en los que no tenéis que pagar, hay puestos de bebida y algún dulce o snacks y también hay una cafetería para que os sentéis a disfrutar de las vistas.
St. James’s Park tiene un par de curiosidades: una de ellas es que esta prohibidísimo dar de comer a los pelicanos (que yo pocas veces he visto) porque son propiedad de la reina, y tienen sus propios criadores y si te ven, te multan y no vale hacerse el tonto diciendo que no entiendes.
Y la otra es que por su cercanía al palacio y lo pequeño que es el jardín del palacio (solo son unas 17 hectáreas) pues a veces la reina ordena cerrar el parque para que ella pueda pasear por allí.
Si miráis el mapa, que aquí casi todos los parques tienen mapa, veréis que está la Duck Island, este nombre es porque antiguamente era donde se concentraban todos los patos, también podréis ver un pequeño cottage que es monísimo y sin tener nada en realidad.
Con esto os dejo unas fotos de este bonito parque y espero que lo disfrutéis.

10439452_10152430392286069_2273268296577768011_n       10365809_10152427013541069_8123235198183487492_n st-james-londres-1      st-james-park

Swan Lake

Bueno hoy no voy a hablaros de un Rincón de Londres, aunque sí que podría ser.
El sábado fui a ver Swan Lake, vamos, el Lago de los cisnes!
Después de llevar más de un mes con la entrada comprada, me moría de ganas y cuando me levanté por la mañana no me encontraba nada bien, y encima llego al trabajo y mi jefe dando la vara con un humor de perros, mi cabeza negativa a más no poder ya pensaba que el ballet no era una buena idea, y que me había gastado un pastizal para nada, porque seguro que iba a ser una caca.
Mi sensación de que iba a ser un desperdicio de dinero, se estaban esfumando poco a poco al ver el teatro, era en el Coliseum, entre Leicester y Trafalgar, más céntrico imposible, y al ver el ambiente de todos, todos sonreían y se les veía animados y con ganas de disfrutar de una noche distinta.
Yo quería vestir mis mejores galas para ir, pero entre que no tengo mejores galas y que no me encontraba de muy buen humor pues hice un apaño y me puse “medio” mona.
Cuando llegue vi que había gente con toda clase de vestimenta, estaban desde los casual, con vaqueros hasta esa gente que me iba con pajarita y con vestidos de lentejuelas y cola (que muchas invitadas en bodas quisieran llevar).
Una vez sentada en mi asiento, no podía estar más feliz, estaba en segunda fila y muy cerquita del escenario, con la suerte de que la mujer que se sentaba delante de mí era bajita y podía incluso ver debajo del escenario a la banda tocando.
7.30 y la puntualidad británica hizo acto de presencia y luces fuera, música sonando y telón arriba : shhh que empieza!!
La obra estuvo muy bien, he de reconocer que era la primera vez que iba al ballet, siempre había querido ir y que mejor que ir con el Lago de los Cisnes no?
Todos lo hacían genial, pero desde mi punto de vista y como es lógico, la protagonista se merecía la espectacular ovación que le dimos cuando hizo un “solo” (no estoy muy puesta en esto del ballet) y se puso a hacer giros que parecían que nunca iban a terminar y deseabas que no terminaran, eran giros limpios y perfectos en los que no se movía del sitio y su pierna perfectamente estirada sobre la punta, espectacular.
Solo encontré dos pegas: una es que había 4 actos por lo que había 3 descansos, el primero fue de 10 min y los otros dos de 20 se me hicieron bastante pesados, aunque salí para ver que se cocía y vi a gente tomándose champan, vino y TARRINAS DE HELADO!! Todo el mundo llevaba al menos una tarrina de helado, incluso esas que digo con los trajes de lentejuelas y tacones interminables.

Pero la verdad que la espera se me olvidaba porque el cambio de escenario era estupendo y merecía la pena ese tiempo para hacer los cambios.
Al cambiar de escenario también se cambiaba la vestimenta, y era magníifico, porque siempre te imaginas tutus cuando hablan de ballet y he de decir que aquí había tutus pero no era lo que más predominaba, solo cuando los cisnes bailaban.
Para mi sorpresa, uno de los actos se hacía como en un salón medieval y los hombres iban vestidos con una torera y un poco representando a los trajes de luces de los toreros y las mujeres llevaban abanicos y cuando estos bailaban sonaban castañuelas y música un poco flamenca.
Y mi otra queja, es que yo tenía frío, me llegaba un chorro de aire por el lado izquierdo que tuve que ponerme un fular para mimar a mi garganta y poder disfrutar de la noche y de esa historia de maldiciones y amor que lleva como todas las grandes obras al suicidio de los protagonistas por no poder disfrutar de su amor.
A las 10.30, tres horas más tarde de su comienzo, se acabó esta representación magnifica que recomiendo ir a ver, eso sí, solo están durante un par de semanas a principios de enero y hay que conseguir las entradas en Noviembre.

                                                               ash-swan-lake-alina-cojocaru-alejandro-virelles-black-close_1000        event_media-banner_lrg  images

Un paseo por Southbank

Un paseo para recordar, como la peli.
Este es uno de mis sitios preferidos para pasear sin ser parques, mi recorrido siempre empieza en el London Eye, pero a la inversa también se puede hacer.
Todo depende un poco de lo que quieras ver al terminar, yo soy una loca del Big Ben y del Tower Bridge (sí lo sé cómo una turista más )
Yo tengo más oportunidades de ver el Big Ben de noche, porque trabajo al lado y muchas veces voy caminando, porque está más céntrico y porque uno de los tours que hago va por allí por la noche, y en cambio, el Tower Bridge de noche solo lo veo cuando tengo visita ó cuando hago este paseo.
Este paseo siempre está bien, pero lo recomiendo hacer está a puntito de oscurecer, es muy entretenido (hay que decir que se necesita tiempo, una hora no te la quita nadie, es un paseo largo y además iras parándote y haciendo fotos o simplemente disfrutando de las vistas).
Empezamos en el London Eye con el Big Ben casi enfrente    y vamos todo por la orilla del río, encontraréis gente bailando, tocando, cantando… en fin toda clase de artistas callejeros, podréis ver grafitis también, hay un puesto enorme de libros de segunda mano, que si te gusta leer te podrás pasar un ratito viendo que libros te puedes llevar.
En verano, hay un hombre que se dedica a hacer dibujos de los Simpson en las playas de Londres, sí habéis leído bien, las playas, cuando hacéis este paseo si la marea esta baja veréis la arena y podréis ver varios muelles y escaleras para bajar a la arena porque antiguamente la gente se banaba en el río y lo llamaban las playas de Londres.
Si miráis hacia vuestra izquierda empezaréis a ver ya la City of London, con todos sus rascacielos iluminándose y la señorial Catedral de St Paul.

St-Pauls
Para mí estas vistas son preciosas y muy de postal, por lo que obviamente, recomiendo sacar fotos.
Este paseo también tiene como encanto que te hace olvidar que estas en la agitada Londres, ya que todo el paseo (excepto al final) es sin carreteras, sin coches, la gente que va por allí va para relajarse, no hay estrés (que conste que a mí me gusta el estrés pero a veces viene bien desconectar).
Y de repente llegáis al Millenium Bridge, ese puente creado por Norman Foster que comunica Southbank con la Catedral de St Paul, si seguís el paseo y no habéis cruzado, tendréis la oportunidad de ver concentradas varias cosas que no se pueden dejar de ver, como son el Shakespeare Globe (este teatro es una réplica del que Shakespeare representaba sus obras), The Anchor, que es uno de los pubs más antiguos y pintorescos de Londres, es de 1615 y digo lo de pintoresco porque al tener fachada roja, pues llama mucho la atención y es uno de los pubs más fotografiados, e incluso lo podréis encontrar en varias postales, en verano podréis disfrutar de las terrazas tanto de la que tienen en la orilla del río como de la que tienen encima del pub.

Southwark_reconstructed_globe  OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Acabado de ver esto, os meteréis en un túnel con lucecitas en el techo (que muy poca gente se fija) y estaréis enfrente de “The Clink” la prisión medieval más importante de Inglaterra, que estuvo abierta más de 600 años.
Luego encontrareis “The Golden Hind” un barco que estaba capitaneado por el pirata Francis Drake y que dio la vuelta al mundo.
Seguimos y nos encontramos con la Catedral de Southwark, que está al lado de Borough Market (otro día hablaremos de Borough Market).
Y ya subimos escaleras, cruzamos y nos dirigimos hacia el Tower Bridge pero para ello pasaremos antes por “Hay’s Galleria”, antiguamente era uno de los puertos de Londres y actualmente lo único que se encuentra son restaurantes, oficinas y alguna tienda.
Según salís está el HMS Belfast, fue un barco de la Marina y ahora sirve como museo y ya para finalizar el paseo, de frente veréis al magnifico Tower Bridge, no hay palabras para describirlo, a mí me parece perfecto (si queréis verlo abrirse podéis buscar en internet las horas de apertura).
Y por supuesto antes de terminar deciros que del otro lado del río a pies del puente veréis la Torre de Londres.
Espero que os haya gustado el paseo por Southbank, pero sobretodo espero que tengáis la oportunidad de hacerlo, porque seguro que os encantara.
TowerBridge-728113  article-2067581-04E4FA9D000005DC-896_964x580